Cerrar
Enr�date
Unicef
Idioma:CastellanoSeleccionar idioma
Buscar
05/6/2012, por UNICEF en Gotas para Níger

Agua y educación en Níger


Níger ha tenido durante años los peores indicadores de agua y saneamiento del mundo. También ha tenido los peores indicadores en educación. A pesar de los avances conseguidos aún se encuentra entre los cinco países del mundo con mayor tasa de abandono escolar:

 


Imagen 1: Gráfico interactivo que muestra el reciente crecimiento en el número de años de escolarización de la infancia en Níger. En 1980 la expectativa de escolarización era de apenas 1,6 años, en 2011 ha llegado a 4,9 años: aún una cifra muy lejana a la expectativa de escolarización que alcanzan los países que encabezan la lista.


Gotas por el derecho a la educación

Durante el curso escolar 2012-2013, la campaña Gotas para Níger centra sus esfuerzos en lograr que la población más vulnerable del país tenga acceso a la educación. Esto significa poner los medios necesarios para que todos los niños y niñas tengan acceso a la educación primaria y que descienda la tasa de abandono temprano de los estudios. Significa también lograr que los estudiantes se beneficien de servicios educativos de calidad.  En un país donde el 88% de las mujeres están condenadas al analfabetismo, la educación es clave para romper el círculo vicioso de la pobreza.


Un reto: la educación universal


La educación se ha convertido en un desafío nacional en este país africano: uno de cada tres niños y niñas no va a la escuela. La cifra es peor para las niñas: sólo una de cada dos va a la escuela primaria, una de cada diez cursa la secundaria y apenas una de cada cincuenta chicas completa el bachillerato.

Gráfico sobre escolarización en Níger
Imagen 2: Uno de cada tres niños y niñas no va a la escuela en Níger. Una de cada dos niñas no va a la escuela primaria, nueve de cada diez no va a la escuela secundaria. El 98% de las chicas no llega a la educación superior.

Para UNICEF y el gobierno de Níger es esencial promocionar el derecho a la educación en todo el país:
  • Proporcionando los medios necesarios para que las escuelas sean lugares accesibles y seguros: centros educativos más cercanos a las poblaciones, dotados de infraestructuras seguras, cómodas e higiénicas, con material educativo adecuado y con agua e instalaciones de saneamiento separadas para chicos y chicas.
  • Capacitando a los educadores: capacitación técnica, para lograr una educación de calidad que abra las opciones de futuro de la infancia y capacitación en buenas prácticas, para acabar con la sombra del abuso y la violencia en el aula.
  • Sensibilizando a la población: es fundamental que las comunidades den valor a la escuela y que los niños y niñas conozcan la importancia de ejercer su derecho a la educación.

Imagen 3: La educación primaria es fundamental para que los niños y niñas adquieran habilidades y conocimientos básicos que les permitan desarrollarse y contribuir a la mejora de las condiciones de vida de su comunidad. En Níger, las baja tasas de escolarización especialmente entre las niñas, suponen un grave freno al desarrollo y perpetúan en ciclo de pobreza. © UNICEF/NIGB2010-00530/Pirozzi

 

El agua nos lleva  a la escuela

Aunque desde la perspectiva de los países industrializados, el derecho a la educación y el derecho al agua no está relacionados, lo cierto es que la falta de agua e instalaciones de saneamiento en las escuelas tiene mucho que ver con el abandono escolar temprano en Níger, especialmente el de las niñas.

Algo tan sencillo como una letrina protegida con una puerta hace mucho por la dignidad de los escolares, ofreciéndoles higiene y protección frente a las miradas ajenas. En el mundo en desarrollo, son incontables las chicas que abandonan los estudios por no poder usar un baño en la escuela, especialmente con la llegada de la adolescencia.

Del mismo modo, en lugares donde la universalización de las canalizaciones de agua es aún un sueño lejano, la posibilidad de tener en la escuela un punto de acceso a agua limpia y segura para el consumo, hace mucho por la salud de los estudiantes. Los beneficios son bidireccionales y se multiplican: la educación abre la puerta a la salud, a través de la promoción de la higiene en las escuelas y la enseñanza de hábitos saludables y la salud favorece la educación, al evitar el absentismo escolar por enfermedades prevenibles relacionadas con el agua.

 Niños y niñas visitan la universidad en Níger
Imagen 4: Un grupo de niños y niñas visitan la Escuela de Ingeniería de la Universidad de Niamey, en Níger. Para la mayoría de la población, el acceso a la educación superior es casi imposible. La pérdida de potencial que supone el abandono escolar en este país tiene un alto coste para su desarrollo. © UNICEF/NIGB2010-00350/Pirozzi


Valoracion:
  (1 votos, media de 5 sobre 5)

0 comentarios

Lee los comentarios de otros usuarios, o bien deja tu comentario
Dejar comentario
Accesibilidad W3C Nivel AA     Creative Commons  Creative Commons(by)
Enrédate 2000 - 2014 UNICEF España